Vejiga Neurogénica

¿Qué es una vejiga neurogénica?

Los músculos y los nervios del sistema urinario trabajan juntos para sostener y liberar la orina en el momento correcto. Los nervios llevan mensajes entre la vejiga y la médula espinal y el cerebro. Los mensajes le dicen a los músculos de la vejiga que se aprieten o suelten. En la vejiga neurogénica, estos nervios no funcionan como deberían.

¿Qué causa la vejiga neurogénica?

Estas son algunas causas posibles de la vejiga neurogénica:

  • Accidentes que causan lesiones en el cerebro o la médula espinal.
  • Problemas de nervios genéticos.
  • Intoxicación por metales pesados.
  • Defectos de nacimiento que afectan a la médula espinal.
  • Tumores cerebrales o de la médula espinal.

¿Cuáles son los síntomas de la vejiga neurogénica?

Estos son los síntomas más comunes de la vejiga neurogénica:

  • Infección del tracto urinario (ITU).
  • Cálculos renales.
  • Incontinencia urinaria (incapaz de controlar la orina).
  • Pequeño volumen de orina durante la micción.
  • Frecuencia urinaria y urgencia.
  • Pérdida de sensación de que la vejiga está llena.

¿Cómo se diagnostica la vejiga neurogénica?

El diagnóstico de Vejiga Neurogénica requiere de un interrogatorio dirigido y una exploración física completa en el consultorio, además, es posible que sea necesario realizar alguno de los siguientes estudios:

  • Radiografías del cráneo y la columna vertebral.
  • Pruebas de imagen de la vejiga y los uréteres.
  • Ultrasonido de vejiga y riñones.

Con un pequeño telescopio se realiza la revisión interna de la Vejiga determinando si existen alteraciones visibles en la misma.

Las pruebas que involucran el llenado de la vejiga, como la urodinámica.

Urodinamia: Consiste en una prueba en la cual se colocan sensores dentro y fuera de la vejiga por medio de una sonda, permitiendo realizar mediciones de la función general de la vejiga, así como de su capacidad, presión, orina residual y función del esfínter urinario.

¿Cómo se trata la vejiga neurogénica?

El tratamiento para la vejiga neurogénica depende de la causa. Está dirigido a prevenir el daño renal y puede incluir:

  • Vaciar la vejiga con un catéter a intervalos regulares.
  • Antibióticos preventivos para reducir la infección.
  • Colocación de un manguito artificial alrededor del cuello de la vejiga que puede inflarse para contener la orina y desinflarse para liberarla.
  • Cirugía para eliminar piedras o bloqueos.
  • Inyecciones de Botox en el músculo de la vejiga.
  • Colocación de un dispositivo eléctrico para estimular o disminuir la actividad de la vejiga.

¿Cuáles son las complicaciones de una vejiga neurogénica?

Los siguientes a menudo están relacionados con una vejiga neurogénica:

  • La fuga de orina a menudo ocurre cuando los músculos que contienen orina no reciben el mensaje correcto.
  • La retención de orina ocurre si los músculos que contienen orina no reciben el mensaje de que es hora de orinar.
  • El daño a los pequeños vasos sanguíneos en el riñón puede ocurrir si la vejiga se llena demasiado y la orina regresa a los riñones. Esto causa presión adicional y puede conducir a sangre en la orina.
  • La infección de la vejiga, los uréteres o los riñones: a menudo es el resultado de la orina que se mantiene demasiado tiempo antes de que salga del cuerpo.
Compartir esta Publicación:

Ubicación:

Calle del Canal #328 Central Médica Quirúrgica - Piso 4

Teléfono: 954 1042

Celular / WhatsApp / 24h: 669 196 0070

Sígame en:

Ver mi perfil en:

Copyright © 2018 - Dr. Héctor Togo