Reflujo Vesicoureteral

¿Qué es el Reflujo Vesicoureteral?

El reflujo vesicoureteral es el flujo inverso anormal de la orina desde la vejiga al uréter y hasta el riñón. La mayoría de las veces esta es una condición con la que nace un niño. Es causado por una entrada anormal del uréter en la vejiga. Como resultado, el respaldo muscular de la vejiga no cubre completamente el uréter y la orina retrocede hacia el riñón.

El reflujo se clasifica en una escala de I-V en función del grado de reflujo de la orina:

  • Grado I: Reflujos de orina al uréter solamente.
  • Grado II: Reflujos de orina hacia el uréter y hasta el riñón sin dilatación
  • Grado III: Reflujos de orina en el uréter y el riñón y causa dilatación leve
  • Grado IV: La orina refluye en el uréter y el riñón y causa dilatación sin torsión del uréter
  • Grado V: Reflujos de orina hacia el uréter y el riñón y causa una dilatación significativa con torsión del uréter.

A medida que el niño crece, el reflujo puede disminuir o desaparecer debido a que la entrada del uréter en la vejiga se desarrolla y se alarga más. Cuanto menor sea el grado de reflujo, más probable es que se resuelva solo.

El reflujo vesicoureteral también puede ocurrir en niños con función anormal de la vejiga debido a problemas nerviosos o de la médula espinal como la espina bífida. Los niños con disfunción de la vejiga y el intestino pueden tener más probabilidades de tener reflujo vesicoureteral.

El reflujo vesicoureteral puede ocurrir en niños con otras anomalías del tracto urinario tales como válvulas uretrales posteriores, ureterocele, duplicación ureteral o extrofia vesical.

¿Cuáles son los síntomas del Reflujo Vesicoureteral?

Los niños con reflujo vesicoureteral generalmente no tienen ningún síntoma ni se sienten enfermos. Aunque el reflujo vesicoureteral se diagnostica con mayor frecuencia después de una infección del tracto urinario, el reflujo vesicoureteral no causa infecciones del tracto urinario.

Los niños con reflujo vesicoureteral también pueden tener dilatación de su tracto urinario (hidronefrosis) y, a veces, esta dilatación se detecta en la ecografía prenatal que lleva a estudios radiográficos después del nacimiento que detectan reflujo vesicoureteral.

¿Cómo se diagnostica el Reflujo Vesicoureteral?

El reflujo vesicoureteral se diagnostica mediante una prueba llamada cistouretrograma miccional (CUGM). Este estudio se realiza colocando un catéter a través de la uretra y dentro de la vejiga. La vejiga se llena de contraste (colorante de rayos X) y se toman imágenes de la vejiga para ver si el tinte va hacia atrás hasta uno o ambos riñones.

Los estudios adicionales que se usan en niños con reflujo vesicoureteral incluyen:

Ecografía renal: este estudio se usa para determinar el tamaño y la forma de los riñones.

  • Cistograma de radionúclidos (RNC): esta prueba es similar a una VCUG pero se usa un fluido diferente para llenar la vejiga. A menudo se usa como un estudio de seguimiento para ver si el reflujo vesicoureteral se ha resuelto porque es menos radiación que un VCUG estándar.
  • Gammagrama DMSA: esta prueba proporciona imágenes detalladas de los riñones para ayudar a determinar la función y el estado de los riñones.
  • Urodinamia: Ocasionalmente, esta prueba se usa para determinar la función de la vejiga, específicamente los volúmenes y las presiones de la vejiga. La función de la vejiga puede contribuir a por qué está presente el reflujo vesicoureteral.

¿Cómo se trata el Reflujo Vesicoureteral?

El reflujo vesicoureteral puede resolverse por sí mismo. Por lo tanto, manejamos de forma conservadora a los pacientes con seguimiento cercano para ver si pueden superar el reflujo vesicoureteral por sí mismos. Los pacientes generalmente tienen un cistograma (VCUG o RNC) cada 1-2 años para verificar la resolución del reflujo vesicoureteral.

Para pacientes con grados más altos de reflujo vesicoureteral o antecedentes de infección del tracto urinario a menudo les damos una dosis baja de antibióticos diarios (profilaxis antibiótica) para ayudar a prevenir la infección del tracto urinario mientras esperamos la resolución.

Los pacientes que tienen reflujo, pero nunca han tenido una infección del tracto urinario pueden ser seguidos de cerca sin profilaxis antibiótica. Algunos niños eventualmente requerirán cirugía para el reflujo vesicoureteral. La razón más común para la intervención quirúrgica es si un niño con reflujo vesicoureteral tiene infecciones del tracto urinario a pesar de la profilaxis con antibióticos.

Hay dos intervenciones quirúrgicas principales para el reflujo vesicoureteral: Cirugía de reimplante ureteral  y tratamiento endoscópico que consiste en la intrucción de un pequeño telescopio a la vejiga con el cual se inyecta un agente en la unión del ureter a la vejiga con el fin de abultar la zona y eliminar el Reflujo Vesicoureteral.

Compartir esta Publicación:

Ubicación:

Calle del Canal #328 Central Médica Quirúrgica - Piso 4

Teléfono: 954 1042

Celular / WhatsApp / 24h: 669 196 0070

Sígame en:

Ver mi perfil en:

Copyright © 2018 - Dr. Héctor Togo